5. La disminución del colesterol puede acortar su vida

El saber popular dice que es bueno reducir el colesterol cuando está demasiado alto. La razón principal para esta recomendación es que las personas con colesterol alto sufren infartos con más frecuencia que aquellas con niveles normales o bajos de colesterol. Esta observación es correcta, lo que no significa que el colesterol elevado sea el causante de los infartos (ver Sección 1). Si así fuera, la disminución del colesterol elevado debería prevenir los infartos, pero no lo hace (excepto por un nuevo grupo de drogas que permiten reducir los niveles de colesterol, las estatinas. Ver más adelante).

Se han realizado más de 40 ensayos para comprobar si la reducción del colesterol puede prevenir los infartos. En algunos estudios el número de infartos fatales disminuyó levemente, en otros los casos fatales aumentaron. Las revisiones de los ensayos han demostrado que cuando los resultados eran considerados en conjunto, el número de muertes en los grupos de tratamiento (es decir en los pacientes en los que se había disminuido el colesterol) era igual al de las muertes de los grupo control (78,79).La siguiente tabla presenta los resultados acumulados. Ninguna de las diferencias resultó estadísticamente significativa, así como tampoco lo fueron en los análisis más sofisticados.

 

Grupos de tratamiento

Grupos control

Número de pacientes en el ensayoPorcentaje de infartos no fatales 59,514
2.8
53,251
3.1
Número de pacientes en el ensayo
Porcentaje de infartos fatales
60,824
2.9
54,403
2.9
Número de pacientes en el ensayo
Número total de muertes, en porcentaje
60,456
6.1
53,958
5.8

Las revisiones con resultados positivos luego de haber reducido los niveles de colesterol ignoraron o excluyeron uno o más ensayos con resultados negativos (79).

Las revisiones mencionadas incluyeron mayormente dietas y/o las antiguas drogas reductoras del colesterol. Pero un nuevo grupo de drogas, las estatinas (Zocord®, Mevacor®, Lescol®, Lipitor® y Pravachol®), han resultado exitosas. Sin embargo no producen su efecto por la reducción de los niveles del colesterol sino que tienen otras y más útiles propiedades. Desafortunadamente, también estimulan el cáncer (ver Sección 6).

Publicerad i Mitos, español